ACERCA DE BLOG ÚNETE

Cómo ser más productivo en casa y no morir en el intento.

Desde antes de la pandemia, el trabajo desde casa ya empezaba a ser una práctica común en algunas empresas, al menos algunos días de la semana. Ahora, desde la emergencia sanitaria, se convirtió para muchos en la única alternativa para continuar con el trabajo de manera regular, sin correr riesgos. Esta modalidad ayuda por un lado a las empresas a reducir los gastos de oficinas y a quienes trabajan, les ahorra el dinero, tiempo y desgaste que implica trasladarse.

 

El trabajo en casa puede ser tu mejor aliado… o tu peor enemigo

Aunque la flexibilidad y libertad de autogestionarse es una ventaja para muchos, para otros puede representar mayor estrés y menor productividad por tener que dividir su atención entre el trabajo, las labores del hogar y la familia. Si eres de los que les cuesta concentrarse para trabajar por interrupciones en casa o si eres de los que desayunan frente a un monitor y siguen revisando correos hasta altas horas de la noche, aquí te tenemos unos consejos para ser más productivo, sin desgastarte.

Mentalizate: es tu oficina, no tu casa

Recuerda que no estás de vacaciones en casa: estás en tu trabajo y déjaselo claro a tu familia. Y para hacerlo más fácil, destina un lugar fijo para trabajar, ventilado, con buena iluminación, y de preferencia que no sea el comedor, la sala o algún lugar donde haya paso de personas, ruido ni distractores. Si no tienes escritorio, busca una mesa firme que no vaya a ser utilizada para otros fines, usa una silla cómoda y evita sentarte en un sofá o en la cama. Además del equipo de cómputo en buen estado, asegúrate de tener una buena conexión a Internet así como todos los insumos de papelería que puedas necesitar, como pluma, papel, notas adhesivas, etc.

Crea buenos habitos

En casa puede ser tentador quedarse más tiempo en cama o ver una serie en pijama. Para evitarlo, sigue una rutina como si fueras a la oficina: levántate temprano, báñate y arréglate evitando el uso de pants, pantuflas o ropa demasiado relajada. Desayuna antes de iniciar labores y enciende la computadora a la misma hora, como si “checaras tarjeta”.

Así será más fácil concentrarte y enfocarte en el trabajo, pero debes tomar en cuenta que mantener largas jornadas de manera ininterrumpida no es lo más productivo, por lo que es recomendable que cada hora y media de trabajo tomes un descanso de 10 minutos, en los que realmente te desconectes del lugar de trabajo, realices caminatas cortas o ejercicios de respiración y estiramientos. De igual forma, es necesario establecer un horario fijo de comida, alejado de la computadora.

Trabajar para vivir, no vivir para trabajar

Así como es importante tener disciplina para iniciar el horario de oficina y que durante él te enfoques en el trabajo y no lo mezcles con labores del hogar, también es importante definir una hora para finalizar la jornada y respetarla en la medida de lo posible. En la comodidad de tu hogar es fácil quedarte trabajando más tarde, lo que comunica a tus jefes y clientes que estás disponible 24/7. Para evitarlo, ten define las prioridades y aunque siempre habrá pendientes, no necesariamente se tienen que resolver el mismo día.

Si sigues estos consejos y trabajas de manera organizada, podrás cumplir con todas tus tareas a tiempo y hasta tener tiempo de sobra para ti, el cual podrías aprovechar para conseguir trabajos eventuales por proyecto y obtener un ingreso extra. Para ello, puedes pre-registrarte en Trabajobs, en donde muchas empresas buscan talentos independientes como el tuyo.

¡Unete a Trabajobs!

Team Trabajobs

BLOG