ACERCA DE BLOG ÚNETE

Por qué invertir en bienestar es fundamental para tu trabajo, vida y equilibrio.

La búsqueda implacable del éxito personal, profesional e incluso sentimental parece ser el único camino para lograr lo que queremos. Suena lógico: grandes esfuerzos, superar obstáculos complicados, controlar cada acción y cada segundo de nuestra vida. Vemos a diario personas que tienen el trabajo ideal, una salud y físico impecables, buena solvencia económica, una vida casi perfecta.

Y suponemos que para llegar a ello tenemos que invertir gran cantidad de tiempo, energía, e incluso dinero y, entre tantas otras ocupaciones y responsabilidades, posponemos ese objetivo “para cuando las condiciones lo permitan”.

Por supuesto que si nos fijamos el objetivo de conseguir algo y trabajamos arduamente día y noche en ello es seguro que pase. Pero no podemos vivir la vida como maquinas perfectas, y por ello si seguimos este método existe mayor posibilidad de abandonar el proceso, retomarlo varias veces, perder gran cantidad de tiempo y sentirnos frustrados, e incluso darnos por vencidos.

Pero ¿qué pasaría si pensáramos en el éxito no como fin último, sino como consecuencia de estar bien? Es una idea que suena tan simple que en automático dudamos de su veracidad. Bienestar es un estado del ser humano en que sus condiciones físicas, mentales y sociales le producen una sensación de satisfacción y tranquilidad con respecto a su vida.(1)

Así, se ha vuelto tendencia en medios de comunicación y redes sociales la disponibilidad de una cantidad enorme de información para lograr este estado: unas veces parece lógico, fácil y alcanzable, y otras tantas nos hacen sentir que estamos fracasando rotundamente. ¡Pero esto no significa que sea imposible!

Las pequeñas decisiones cotidianas que realmente ayudan para tu bienestar.

Desayuna y come bien.
Duerme lo suficiente.
Medita - como ser lo mejor de ti.
Conéctate y mejora las relaciones con tus amigos.
Haz ejercicio - disfruta de 20 minutos de movimiento por día.

Si en todos lados nos dicen el ¿cómo? y hay muchas personas que nos muestran “lo fácil que es”, entonces ¿por qué no somos todos 100% sanos, felices y prósperos?

Cada individuo es único, y aunque nuestros cuerpos funcionan de forma similar, las actividades y características de nuestra vida son totalmente diferentes.

Así, lo que realmente determina el bienestar de una persona depende del balance entre factores como la edad, el sexo, el estado físico, características genéticas, resistencia, resiliencia, salud mental, hábitos, recursos, intereses, objetivos y su historia de vida.

Invertir en tu propio bienestar es fundamental para alcanzar un rendimiento sostenible.

Lo que estoy tratando de decirte es que no te obsesiones en copiar los métodos, actividades, hábitos y rutinas que a otros les han funcionado. Dedícate a conocerte a ti mismo, reflexiona sobre lo que quieres, lo que te hace feliz y la forma en la que se te facilita concretar metas: llevando una agenda, trabajando objetivos a corto, mediano y largo plazo, alcanzando pequeños logros en tu día a día … en fin, busca esas estrategias que a ti te funcionan. Y una vez que tengas identificadas tus fortalezas aplícalas a tu presente.

Que conseguir el éxito se vuelva una actividad que disfrutes, que te haga feliz y no una obligación con reglas que si se rompen te hagan sentir mal. Recuerda que todo depende de qué tan bien nos conocemos y a dónde queremos llegar, porque no se trata de ajustar nuestra vida a otros modelos, sino de ser una versión sana, feliz y exitosa de nosotros mismos.

 

Sofía Victoria

Emprendedora, Praessens Method.

Instagram: @filosofia_nutricion

Referencia bibliográfica sobre bienestar
1.     REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., [versión 23.3 en línea]. [29 agosto, 2020].